Centro Astrológico Aztlan

Dir. León Azulay

ARTÍCULOS

La Teoría Astrológica de la Personalidad

En la astrología psicológica, los planetas pueden dividirse en tres grupos. El primer grupo consiste en los factores personales básicos: Sol, Luna, Mercurio, Venus y Marte. Estos planetas muestran qué fuerzas podremos dirigir o modificar conscientemente, hasta cierto punto. Estos planetas caracterizan los rasgos más evidentes de la personalidad y los impulsos más fuertes del individuo. Cada cual experimenta un sentido de la individualidad y la autoidentidad (Sol), un modo de reaccionar espontáneamente, basado en respuestas condicionadas (Luna), una aptitud para razonar e intercambiar pensamientos con los demás (Mercurio), una necesidad y una capacidad de amor y estrecha relación (Venus), y una tendencia hacia la acción, la fe en si mismo y la experiencia sexual (Marte).

Subyacentes en estos factores personales básicos están los más profundos factores motivacionales y colectivos, simbolizados por Júpiter y Saturno. Su significación colectiva se refiere a su impacto sobre cómo uno quiere participar del mundo en general y en relación con las actividades sociales. Estos planetas representan las corrientes más profundas de la estabilidad, la tradición y la seguridad (Saturno), y las aspiraciones futuras, sentido de la aventura, osadía y crecimiento personal (Júpiter).

El tercer grupo es comprendido por Urano, Neptuno y Plutón. Este grupo simboliza las fuentes más profundas del cambio en la vida, las dimensiones trascendentes de la experiencia y las energías más sutiles con las que estamos armonizados. Estas fuerzas afectan nuestras facultades más conscientes a través de la inspiración, destellos perceptivos, intuición, conocimiento innato no aprendido a través del intelecto, un impulso a fundirse en una totalidad mayor, y un fuerte impulso hacia un refinamiento de nuestra naturaleza más profunda. Cuando estas energías entran en juego, se rompen las viejas pautas de vida y cambian rápidamente. Estos tres planetas juntos puede decirse que se refieren a factores trans personales y a las energías transformativas dentro de la vida de cada uno de nosotros.

Considerados como los componentes de un solo sistema total de energía, estos tres grupos de planetas suministran al profesional una teoría completa y vasta de la personalidad humana y del funcionamiento psicológico, una estructura de referencia fundada tanto en la necesidad de seguridad, amor y creatividad como en los constantes impulsos hacia la autorrealización, el cambio, el crecimiento y la trascendencia. Cuando enfocamos al individuo y a la vida en general en el mismo nivel en que operan las energías esenciales de la vida, podemos empezar a ver la mente y el cuerpo como campos energéticos interactuantes y vivos más que como rígidos ingenios mecánicos. tal comprensión del hombre total puede abrir la puerta hacia el desarrollo de un nuevo género de astrología, una ciencia que se basa en las leyes de la vida.

© 2017 Asociación Civil Aztlan, Centro Cultural de Psicología, Filosofía y Humanidades. Todos los derechos reservados. Buenos Aires, Argentina.