Centro Astrológico Aztlan

Dir. León Azulay

ARTÍCULOS

La Astrología y los Números

Para comprender la relación entre la Astrología y los números, hay dos factores que debemos tener en cuenta: primero la necesidad natural en el hombre de buscar un saber, tanto para predecir lo que le sucederá como para comprender su naturaleza más profunda, su verdadera esencia y el sentido de su existencia.

Segundo, que existen conocimientos muy antiguos que satisfacen estas inquietudes y mucho más. Por ejemplo en la Antigüedad, en Grecia, se enseñaban los llamados “Misterios Mayores”, donde ciencias muy ricas y complejas como la Astrología eran reservadas a un número menor de gente, y luego los “Misterios Menores”, como la Numerología, donde el saber interior del ser humano se transmitía en forma más popular. Lo interesante es que todos accedían a una guía psicológica y espiritual, de uno u otro modo.

Ahora bien, más allá del uso diario y corriente de los números, tenemos que verlos aquí como Arquetipos que ordenan, son elementos universales y como tales, tienen una potencia vinculada en lo exterior a determinados flujos cósmicos, fuerzas, planetas, colores, sonidos, metales, elementos químicos, figuras geométricas, frecuencias vibratorias, etc., . Y en nuestro interior, asociada a ciertos centros vitales, procesos orgánicos, estados emocionales, etc.

Así como los números nos sirven de lazo entre lo que viene de fuera y lo que está dentro; la Astrología estudia los principios y leyes que rigen estas dos caras de una misma moneda, presentes en todo lo que existe. Lo que sucede en el cielo, se sincroniza con lo que nos toca vivir.; sea un aprendizaje en lo personal, social o a nivel mundial.

Repasemos brevemente el lenguaje astrológico básico: Las 12 Casas representan los campos de la experiencia donde las energías concretas se expresan más fácilmente y donde el individuo se enfrenta a ellas de la manera más directa (EJ: Casa 4 el hogar, la familia). Los signos son los modos de energía, por ejemplo no es lo mismo la cualidad de Libra con su diplomacia, que la de Aries con su impulsividad y vigor. Y por último, los planetas, son los encargados de dinamizar la energía, regulan el flujo. En la carta natal de una persona, hablan de sus funciones psicológicas; por ejemplo Mercurio la inteligencia, su forma de comunicación; la Luna sobre sus emociones. Para los antiguos eran deidades: Venus, la diosa del amor o Saturno el Dios del Tiempo.

Aclarado esto, recorramos los nueve números y sus analogías

UNO: El inicio, la mónada, la unidad. Se relaciona con el Sol. En el hombre está asociado el Plexo cardíaco, el corazón, las ideas de firmeza, originalidad, voluntad, iniciativa. Lo masculino.

DOS: La dualidad, sensibilidad. Asociado a la Luna y a lo linfático, el estómago, al sentido del gusto, los principios de asociación, adaptación, pasividad y domesticidad. Lo femenino.

TRES: La tríada, en la creación el principio de transmutación, manifestación, renovación. El planeta es Júpiter. Vinculado al hígado, órgano encargado de más de 200 funciones en nuestro organismo. La tensión muscular en el cuerpo. A las ideas de expansión, al buen ánimo.

CUATRO: Principio de concreción, realidad y permanencia. Se refiere en el cuerpo al fluido nervioso, la acción de las hormonas. El planeta relacionado es Urano, que en Astrología es quien rompe las estructuras para innovar. La inteligencia intuitiva.

CINCO: principio de lo andrógino, de lo que es en sí mismo masculino y femenino. Planeta: Mercurio. En el hombre está asociado al sistema nervioso, la acción de la bilis, las ideas ingeniosas, la persuasión, investigación, selección y comprensión.

SEIS: principio de reposo y movimiento. Se vincula a Venus y al plexo sacro, el sistema glandular. Es lo afectivo, lo que nos relaciona, la reciprocidad, fertilidad.

SIETE: principio de tiempo y espacio, de lo que resume en sí mismo lo material pero es la causa que opera más allá de eso. Su planeta es Neptuno. Relacionado a la espiritualidad, lo que está más allá, las ansias de vida trascendente.

OCHO: en la creación principio de evolución e involución, de la luz y la sombra. Su planeta es Saturno. Tiene que ver con los huesos, la columna vertebral. Las ideas que requieren cálculo, cooperación, moderación y repartición en justicia.

NUEVE: en la creación relación de comunión entre el pensador, el pensamiento y lo pensado. El planeta es Marte. Se asocia al Plexo coronal, la cabeza. Rige la sangre, proceso de la combustión. Se relaciona al coraje, la iniciativa y la espontaneidad.

Fuente: Libro “La Cábala de Predicción” de Jesús Iglesias Janeiro.

© 2017 Asociación Civil Aztlan, Centro Cultural de Psicología, Filosofía y Humanidades. Todos los derechos reservados. Buenos Aires, Argentina.